tracker

Llega el verano, empezamos a planear nuestras vacaciones y surge la gran pregunta: ¿perderé mi masa muscular durante las vacaciones?

 

Esta duda siempre surge en la mente de cada deportista ante las vacaciones, por miedo a echar a perder todo lo que se ha conseguido con tanto esfuerzo. Si estás a punto de irte de vacaciones y esta duda ronda por tu cabeza, presta atención al siguiente blog.

 

¿Qué le pasa a tu músculo cuando estás de vacaciones?

Cuando cogemos la rutina de hacer deporte y empezamos a obtener buenos resultados, nos obsesionamos y solo queremos continuar para no perder todo lo que hemos ganado e incluso seguir consiguiendo más.

Así pues, cuando llega el momento de las vacaciones nos entra el miedo porque pensamos que lo perderemos todo. Pero dejar que los músculos descansen por unos días no va a tirar todo tu esfuerzo por la borda. Sin embargo, hay que tener en cuenta hasta qué punto podemos relajarnos y durante cuánto tiempo podemos estar sin entrenar.

El cuerpo necesita tiempo para adaptarse a los cambios y, al igual que se tarda en quemar las grasas y crear músculo, también se tarda en perderla. Aunque si tus vacaciones durasen más de dos semanas, tal vez puedas perder algo de volumen muscular. Esto no quiere decir que esté todo perdido, puesto que cuando vuelvas a entrenar podrás ponerte a tono otra vez sin tener que empezar desde cero. Eso sí, es posible que te cueste un poco más volver a tu rutina y, que vuelvan las temidas agujetas.

 

¿Qué hacer para mantener tu masa muscular durante las vacaciones?

Como hemos mencionado anteriormente, es frecuente que tras unas vacaciones, volver al entreno se vuelva todo un reto, por lo que lo mejor sería no dejar de hacer ejercicio para evitar esto.

Lo ideal sería tratar de hacer deporte al menos dos días a la semana, para conservar tu masa muscular y seguir en forma. Pero claro, ya sabemos que no siempre es fácil cuando uno está de vacaciones… Por supuesto, no hablamos de que vayas al gimnasio durante tus días de descanso sino de que existen muchas otras alternativas que podrías realizar para hacer algo de ejercicio mientras disfrutas de tus días libres.

Algunas de estas alternativas son las siguientes:

  • No uses el transporte. Desplázate caminando siempre que sea posible. Así te mantendrás activo y podrás descubrir y disfrutar de muchos lugares.
  • Evita el ascensor. Si donde te alojas tiene la opción de ascensor o escaleras, elige siempre las escaleras. Subir y bajar las escaleras te permitirá trabajar los músculos de las piernas y gastar energía.
  • Ejercicios en el agua. Normalmente, cuando nos vamos de vacaciones en verano, se suelen elegir sitios con playas o piscinas. Pues bien, si quieres seguir en forma, aprovecha este recurso para nadar un poco y no solo para refrescarte.
  • Ejercítate por las mañanas. Dedica tiempo a realizar simples ejercicios como abdominales, flexiones o sentidillas durante cinco o diez minutos por la mañana.
  • Sal a correr. Si estás cerca de un paseo, parque o playa, aprovecha para correr durante unos diez minutos.

Es muy normal sentirse preocupado por perder masa muscular cuando se está de vacaciones, pero manteniéndote activo siguiendo estos consejos, podrías evitar ese problema. Irte de vacaciones y relajarte también beneficiará a tu cuerpo. Así que, ¡relájate y disfruta! Que por unos días de desconexión no vas a perder el trabajo de todo un año.

 

Si necesitas más información, no dudes en contactar con nosotros.

Y no olvides que para seguir más informado sobre todas nuestras novedades, puedes seguirnos en Facebook e Instagram.